LA NATURALEZA DE NUESTRO LLAMAMIENTO

Si Dios es quien dice ser, nosotros lo que él dice que somos, y siélha confirmado que nos salva de la desesperanza einutilidad como dice que ha hecho, entonces tenemos una tarea, un llamado. Éste nos abre puertas de expresión y posibilidades ilimitadas. Yno sólo eso, el SeñorJesucristo vino enpersona para damos una “demostración de multimedia” encuanto a cómo debe ser nuestra vida.


Uno de los conceptos más profundos y asombrosos delNuevo Testamento es el principio de la encamación. ParaDios, que es infinito, seguramente había incontables formasque él hubiera podido elegir para relacionarse con la humanidad, pero escogió la encamación. “Yaquel Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como delunigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (luan 1:14).Elcual es “el resplandor de su gloria, y la imagen misma desu sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra” (Hebreos 1:3).

El método de Dios fue revestir la verdad con personalidad. Su estrategia de ministerio fue enviar a una persona sin mancha a una sociedad corrupta para demostrar que puede producir su gracia en el ser humano. A esto lo llamamos modelar. El profesor Albert Bandura de la Universidad de Stanford dice que es la forma más extraordinaria de aprendizaje inconsciente.

Un santo es el que exagera lo que el mundo hace a un lado”
-G. K Chesterton

Jesucristo nació en forma totalmente imprevisible; vivió una vida inolvidable; sufrió una muerte inexplicable. Él nunca repitió el mismo método en su ministerio evangelístico o de enseñanza. Su estilo se caracterizó por lo novedoso y diverso. Si permitimos que nos enseñe, llegaremos a ser como él.


El sistema que usaba siempre estuvo determinado por las necesidades reales de la gente, y de cada individuo. Él comió con los publicanos y prostitutas, invitó a las mujeres a participar en su ministerio, curó a los leprosos y dedicó tiernos comentarios a los niños. Nunca se dejó dominar por la camisade fuerza de la opinión pública. Sus métodos nunca fueron monótonos, repetitivos o resultado de la producción en serie, aunque su ministerio alcanzó a miles de personas. No daba nada por sentado, sino que cuestionaba todo por el bien del alma de cada individuo.


El Señor modeló lo que es una auténtica vida creativa. De nuevo cito a Eugene Peterson: “Los verdaderamente creativos no son los conocedores que caminan por las galerías de arte del mundo y coleccionan los artículos más costosos. Son aquellos que se involucran en las cosas del mundo y pintan su mejor cuadro”. En su excelente obra El plan del juego, Bob Buford nos recuerda con aguda perspicacia lo que con frecuencia olvidamos: “Me he dado cuenta que mucha gente tiene miedo del cristianismo porque cree que se trata de uniformidad y conformidad. Pero no se requiere ser un gran observador para darse cuenta que el plan de la creación no fue de conformidad, sino de una diversidad infinita”. “Se requiere una imaginación en alerta permanente para permitir que el Señor sature nuestro servicio para él.

Cheryl Forbes aconseja que despertemos nuestra imaginación y empecemos a vivir. “Lo que a veces pasa por creatividad es enrealidad arte malo, mala artesanía o malas ideas. Esto sucede porque no se toma en cuenta la imaginación …Algo que puede ayudamos a ver mejor es que cualquier vida, sin importarlo ordinario que parezca, es extraordinaria con Dios. Éldestruyólo ordinario con la encamación. Nosotros no hemos entendido su mensaje”. “Habiendo sido comisionados para expresar nuestra singularidad con el poder de Jesucristo en nuestra vida, y teniendo su ejemplo ante nosotros, debemos entrenamos conscientemente para discernir no sólo entre el bien y el mal, sino también entre hermoso y lo feo, entre provechoso y fútil. Carl F. H. Henry señala que el alma del hombre moderno ha quedado totalmente agotada y marchita por las preocupaciones temporales que oscurecen el mundo eterno. Nuestro esfuerzo está condenado a la futilidad a menos que se fortalezca con ideas creativas. Esta es la única forma de evitar ser dominados por las ideas sin valor.

La creatividad de los cristianos tiene un fundamento muy sólido. Está cimentada sobre cuatro columnas: la naturaleza de nuestro Dios, la semejanza divina que ha grabado en sus criaturas, el plan para rescatamos y evitar que siguiéramos por la pendiente resbaladiza de la aburrida monotonía, y el estimulante desafío puesto delante de nosotros. Todo esto forma la plenitud integrada del creyente. De toda la gente del mundo, los que han sido transformados por su cercanía con Jesucristo, tienen lo que se necesita para producir creativamente. “Vivan creativamente, amigos …Analicen cuidadosamente lo que son y el trabajo que tienen encomendado, sumérjanse en ello. No vivan en forma vicaria. Cada uno debe asumirla responsabilidad de usar su vida lo más creativamente que pueda”.

EJERCICIOS

  1. Use una concordancia para hacer una lista de palabrasrelacionadas con la creatividad en la Biblia. Por ejemplo,crear, creado, hacer, hecho, formar, diseñado.
  2. Lea Salmos 104. Después haga una lista de cosas en quese revela la creatividad divina.
  3. Lea Salmos 8:3-8, y compare con Salmos 104.¿Qué significa para los seres humanos la frase: “Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos [de Dios]” (8:6)? ¿Cómo sepuede relacionar esa regla con la creatividad?
  4. Lea Éxodo 31:1-11 y 35:30-36:1. ¿Cuál fue la fuente de creatividad de los artesanos? ¿Cómo contribuyeron con ella a la construcción del tabernáculo?
  5. Piense en sus capacidades. ¿Cómo está reflejando su creatividad? ¿Cuál cree que sea la fuente de su poder creativo? ¿Si su creatividad proviene de Dios, cómo se refleja en la forma en que emplea y desarrolla sus talentos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *